Betrián Peluqueros

¿Qué le ocurre al cabello con los tintes convencionales?

El cambio de color del cabello mediante la aplicación de sustancias está documentada desde tiempos inmemorables: Ya los egipcios realizaban la coloración utilizando una pasta de henna, de la misma forma que los griegos. Desde entonces y en todas las culturas existentes alrededor del globo era frecuente la práctica del cambio de color del cabello.

Por qué existen diferentes tonos de cabello

El color del pelo depende del propio color de la queratina y de la mezcla de colores de melanina en los melanosomas. Mientras que el cabello rubio está producido por los melanosomas pequeños que contienen pocos gránulos de feomelanina; el tono negro viene de la presencia de melanosomas grandes unigranulares ricos en eumelanina. Entre estos dos tonos existen una amplia gama de colores que se dependerá de la combinación de los distintos tamaños de melanosomas, de su contenido en gránulos, así como de los distintos tipos de melaninas que se encuentran en estos gránulos.

El proceso del cambio de color

Los tintes químicos alteran la estructura capilar, y es lo que buscamos, ya que para variar el tono del cabello el tinte se fija al córtex (la capa intermedia del pelo). Es aquí donde se encuentran los pigmentos (melanina) o moléculas que proporcionan el color natural a nuestro cabello.

Es esencial usar tintes de calidad y someterse a la coloración cuando el cabello tenga un buen estado de salud. Para ello, solo tienes que consultar a tu profesional de peluquería. Así evitaremos un cabello seco, apagado o difícil de peinar.

Y es que aunque en los últimos 50 años la composición de los tintes sintéticos ha mejorado enormemente, a día de hoy sigue siendo imprescindible ser muy selectivos con los productos que utilizamos para colorar el cabello. La realidad es que existen muchas opciones para dar color al cabello que son saludables.

La piel es el órgano más grande del cuerpo, ¡cuidémosla!

¿Qué hay del cuero cabelludo? La piel que reviste nuestro cráneo puede padecer irritación, dermatitis, eccemas o picores si aplicamos un tinte inadecuado sobre ella.

Una de las mejores opciones son los tintes vegetales, que se obtienen de la extracción de materias primas de algunas especies de plantas. Estas contienen colorantes y matizan la coloración natural del cabello depositándose sobre la cutícula capilar; todo ello gracias a su elevado peso molecular. Estos se obtienen por extracción de activos colorantes procedentes de plantas. Se trata de sustancias de elevado peso molecular, con gran afinidad por la queratina y que se depositan sobre la cutícula.

En nuestro salón contamos con la coloración natural EOS de Wellabase de plantas e intensificadores de color. No daña el cabello y no contiene amoniaco, peróxidos, parabenos, PDD ni PDT. Conseguimos un color vivo de intensidad optimizada en comparación con coloraciones íntegramente vegetales del mismo tono, así como una cobertura de canas hasta del 50% en una sola aplicación.

Post a Comment

nueve − siete =